Las pistolas de calor y sus usos

La pistola de calor es una herramienta eléctrica usada para emitir una corriente de aire caliente. Es un dispositivo diseñado para succionar aire, comprimirlo y luego expulsarlo a una temperatura muy elevada y con una fuerte presión. En apariencia es similar a un secador de pelo, pero una pistola de calor opera con una temperatura muy superior, así que no se les ocurra secarse el cabello con ella. La pistola de calor se puede emplear para pelar y para resecar pintura, aplicar en tuberías del encogimiento del calor, secar la humedad de la madera, curvar plástico y suavizar. También se utilizan en electrónica para desoldar los componentes de un tablero de circuito. Normalmente la salida de aire se realiza a temperaturas que van desde 100 hasta 550 °C y en algunos modelos, más caliente aún llegando a los 760 °C (1400 °F).


Partes de una Pistola de Calor

  • Boquilla
  • Control de calor variable que permite configurar la temperatura de funcionamiento de baja a alta.
  • Descanso, para que puedan ser activados y se coloca en una mesa de trabajo, lo que libera la mano del operador.

Las pistolas de calor pueden tener boquillas que pueden desviar el aire para diversos fines, tales como la concentración del calor en un área o descongelar una tubería sin calefacción.

Tipos de pistolas de calor

Las pistolas de calor en esencia son bastante parecidas, lo que puede variar entre ellas es el nivel de potencia o los accesorios que incorporan. Podemos hablar entonces de dos tipos de pistolas de calor. Por un lado las sencillas, que vienen en una presentación muy simple con una sola boquilla. Y las pistolas de calor con accesorios, que integran diferentes boquillas parar salidas de aire diferentes. En Herramarket comercializamos ambos tipos.

Recomendaciones de uso y seguridad

  • Probarla primero a baja temperatura en una zona del material que no sea muy visible e ir incrementado la temperatura según la necesidad del material.
  • Tener a mano un pequeño extintor o agua por si se produjera un incendio.
  • Mantener la pistola apagada cuando no se use.
  • No guardar la pistola hasta que la boquilla esté totalmente fría (esperar unos 30 minutos).
  • Trabajar con mascarilla, gafas y guantes para proteger la cara y la piel. Hay que tener en cuenta que algunas pinturas y materiales pueden emitir vapores tóxicos cuando se calientan.
  • No permitir que entre agua dentro de la pistola ni cubrir los orificios de ventilación para evitar que se sobrecalentamientos.
  • No dejarla al alcance de niños o animales.

Algunos usos habituales

  • Decapar superficies de madera: es el método más recomendado por los expertos para decapar. Al calentar la pintura con la pistola de calor empieza a ablandarla y a formar burbujas, despegándose fácilmente con la ayuda de una espátula que colocaremos con una inclinación de unos 30 grados sobre la madera. El uso de esta herramienta es recomendable especialmente para grandes superficies con muchas capas de pintura, sin embargo se desaconseja su uso para piezas delicadas o trabajos de ebanistería.
  • Resaltar las vetas de la madera: Se puede resaltar la veta natural de la madera, para ello se debe aplicar el calor sobre la madera desnuda y sin tratar pero con cuidado para no quemarla.
  • Encerar la madera:  Una vez se ha aplicada la cera por toda la superficie de madera, se extiende con la pistola de calor. De esta forma se consigue que la cera penetre mejor en la madera, consiguiendo mayor protección y brillo una vez pulida.
  • Secar superficies: Puede servir para secar superficies de madera, piezas de metal, también las juntas antes de aplicar un aislante o de paredes con humedad antes de volver a pintarlas. La temperatura de secado dependerá del material a secar.
  • Secar Materiales: a una temperatura inferior se puede utilizar para el secado rápido de pinturas y barnices, yeso, mortero y escayola, de esta forma se reducen los tiempos de trabajo entre capas.
  • Descongelar: la pistola de calor te vendrá muy bien para descongelar tuberías de cobre, si bien se debe hacer con cuidado para no dañarla.
  • Retirar materiales de Sellado o de Relleno: Otro uso muy interesante de la pistola de calor es que con ella se puede retirar fácilmente masilla, arcilla, silicona o cualquier otro material empleado como sellante o de relleno en trabajos de construcción. Al calentar estos materiales con la pistola térmica su extracción será mucho más rápida.
  • Retirar pegamentos y adhesivos: Con una pistola de aire caliente se pueden calentar para reblandecer el adhesivo y poder eliminarlos fácilmente.
  • Quitar suelos de vinilo:ayudará a retirar fácilmente las losetas vinílicas, así como moquetas de linóleo o los suelos plásticos.
  • Modelar piezas de Plástico:Con una pistola térmica se pueden modelar y realizar uniones entre piezas de plástico, lo cual resulta muy útil para unir tuberías o adaptarlas a rincones difíciles. Sólo se pueden modelar los termoplásticos como: Polietileno (PE), Polipropileno (PP), Polibutileno (PB), poliestireno (PS), Polimetilmetacrilato (PMMA), Policloruro de vinilo (PVC), Politereftalato de etileno (PET), Teflón (PTFE), Nailon. Por otro lado, los plásticos termoestables se incendian si se les aplica calor: Caucho natural vulcanizado y caucho sintético, Baquelita, Duroplast, Urea-formalehído, Melamina, Poliuretanos, Resinas de poliéster y epoxi.
  • Evitar que se deshilachen las cuerdas:Aplicando un poco de calor en la punta de una cuerda hecha con material sintético evitaremos que se deshilache. También se puede probar con telas hechas con materiales sintéticos. De hecho yo solía aplicar calor con un mechero a los cortes de las cintas de raso para evitar que se deshilacharan. A partir de ahora lo haré con la pistola de calor.
  • Para unir telas plastificadas: Si quieres reparar un mantel de plástico o cualquier otra tela plastificada es posible hacerlo con la pistola de calor. Se recomienda pasar un rodillo o espátula por encima para asegurar la unión.
  • Soldar y desoldar metales: Sirve tanto para soldar los componentes de un circuito, como para quitar soldaduras. Con la tobera y temperatura adecuadas es una herramienta que puede sustituir al soplete en estos casos.
  • Embalar paquetes con film plástico: Se pueden encoger envolturas de plástico termocontraible para el envasado y embalaje de productos. A nivel doméstico resulta práctico a la hora de hacer cestas de regalo con diversos productos, ya que de esta forma nos aseguramos de quedan bien sujetos en su interior. También se puede utilizar para proteger las maletas con plástico antes de un viaje.
  • Aflojar tuercas y tornillo metálicos: Aplicando calor con la pistola podremos desenroscar más fácilmente una tuerca o tornillo metálico oxidado o que está demasiado apretado.
  • Limpiar y desinfectar: Gracias al aire caliente que emite la pistola se puede limpiar y desinfectar de gérmenes de jaulas y casetas de animales.
  • Agrandar el calzado de plástico:Si usamos la pistola térmica a la temperatura mínima es posible ceder y dar forma al calzado sintético para evitar rozaduras y molestias. Eso sí, no te pongas los zapatos inmediatamente después de aplicar la pistola si no quieres quemártelos.
  • Aislar y reparar uniones de cables: función que resulta muy práctica para realizar reparaciones en instalaciones eléctricas.
  • Reparar tela asfáltica: puede reparar la tela asfáltica que se utiliza para impermeabilizar terrazas o jardineras y de esta forma librarnos de goteras y humedades.
  • Aplicar diferentes técnicas en manualidades: Se puede usar en Embossing, Moldeado de goma eva, fieltro, etc, Secado rápido de pinturas, barnices, arcilla polimérica, Creaciones con plástico mágico, Aplicación de piedras de strass y adornos termoadhesivos.